miércoles, 26 de noviembre de 2008

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO DE ASÍS


Recordemos que sí es posible ser verdaderos hombres; hombres de Paz: él pudo y lo dejó todo por Él, por DIOS:

Señor, hazme un instrumento de tu paz;
donde haya odio, ponga amor;
donde hay ofensa, perdón;
donde hay duda, fe;
donde hay desesperanza, esperanza;
donde hay tinieblas, luz;
donde hay tristeza, alegría.


Oh Divino Maestro,
que no busque yo tanto.
Ser consolado como consolar.
Ser comprendido como comprender.
Ser amado como amar.
porque dando se recibe.
Perdonando se es perdonado.
Y muriendo a si mismo
se nace a la vida eterna.
San Francisco de Asís